El artista, en plena madurez, se dio cuenta de que veinte años habían pasado y recordó…

Cadáver exquisito…

Nada ha comenzado todavía soy un niño EL ARTISTA, EN PLENA MADUREZ, SE DIO CUENTA DE QUE VEINTE AÑOS HABÍAN PASADO Y RECORDÓ…Su comienzo, el principio de todo, su primer sentimiento. Recordó haber olvidado todo lo que había aprendido y quiso volver a vivir sus recuerdos. Recordó su ilusión, su fuerza, se dejó llevar por el momento, por el impulso, por la emoción del lienzo en blanco. Pero también recordó lo vivido, lo amado, lo que pudo pasar y no pasó, el quizás de una historia que  tuvo principio y se olvidó del final. Somos dueños de nuestro presente y de nuestro futuro. El camino que se hace al andar. Lo que no había olvidado, volver a la niñez con el ansia del que quiere, de nuevo, agarrar la vida. Entonces el artista trazó su primera línea sobre el lienzo y aquella primera inspiración que supo que era el principio de una bonita amistad con éste que algunos llaman arte. Cuánto le quedaba por venir el camino que lo había llevado allí. Dónde dejó las llaves de su coche. Que tenía que volver al estudio para empezar de nuevo. Los colores musicales de su vida, que aún tenía que amar más. Que la vida tenía escondidos regalos tan valiosos que había que ganarlos mirándola de frente a la cara y echarle frente como un valiente. Que la amistad que forjó nunca quedará en el olvido. Y recordó que el arte iluminaba su vida, que había recorrido veinte mil leguas de viaje submarino, siempre juntos, siempre fuertes. Éste no es el final.

0el artista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s